La Pasión, una larga historia (1947 – Actualidad)

Los actores protagonistas

No podemos olvidar a los distintos actores que han interpretado a Jesús, pilares indiscutibles sobre los que descansa la obra, en torno a los cuales la misma se va desarrollando.

El primero en interpretar a Cristo fué Manuel López-Silva, seguido de José María Lacambra. Daniel Laliena tomó el relevo en 1955 y repitió el papel durante más de una década, hasta su temprano fallecimiento. Le siguieron José María López Escar, Augusto Alvira y Julián Aquilué. En el año 1977 Huesca conoció el debut de un jovencísimo Mariano Aguareles, “nuestro” Jesús hasta el año 2000. Desde el año 2001 hasta el 2010 nuestro protagonista fue Toño Laiglesia, quien dio paso a Sergio Malo. En el año 2014 la dirección escénica decidió doblar al actor principal y Javier Machuca entró a interpretar el papel de Jesús. En el 2016 Jorge Cored pasó a sustituir a Sergio en este papel, siendo el undécimo actor que encarne el papel de Jesuscristo.

A todos ellos queremos enviar desde aquí nuestro más sincero reconocimiento y homenaje. Sin ellos La Pasión no hubiera sido lo mismo.

historia-1
historia-2
historia-3

UN POCO DE HISTORIA (1947 – Actualidad)

Muchos años han pasado desde las primeras representaciones del año 1947. El comienzo fue tímido, de manos de los salesianos de aquella época, que confiaron en unos pocos alumnos y antiguos alumnos: Dieciocho en total. La obra llevó el título de Ven y sígueme durante algunos años. A partir de 1952 se tiene un libreto original de Vicente Puig bajo el título de El Divino Sacrificio y, a partir del año 1968, pasa a conocerse con el actual nombre de La Pasión y libreto de Antonio Durán.

A partir del año 1955 las representaciones se trasladan al teatro nuevo del colegio lo que implica mayor espacio y la posibilidad de utilizar una tramoya mucho más compleja. Es en el año 1972 cuando se da un nuevo impulso a la obra en todo su contenido escénico, musical e interpretativo, con un nuevo libreto que conserva el mismo nombre de La Pasión, sacado básicamente de los Evangelios y escrito por Manuel Carranza.

Este último libreto es, básicamente, el que se sigue escenificando en la actualidad, aunque con sucesivas modificaciones a lo largo del tiempo. En los últimos años se han ido introduciendo novedades en el libreto, y se han incluido algunos cuadros que no se referencian en el Evangelio y que han sido escritos por José Antonio Montull para dar una mayor continuidad al espectáculo escénico.

En cuanto a la dirección, la primera de la que se tiene noticia es la del sacerdote salesiano Ramón Olivé, no hay acuerdo del tiempo que estuvo en el cargo. El director desde 1959 fue Andrés Vicién. Se contaba con pocos medios, pero con mucha ilusión. Hubo algún director más hasta principios de los setenta, cuando Manolo Martínez se hizo cargo de la dirección hasta el año 1999. En esas casi tres décadas, la transformación de la obra fue notable en medios técnicos, luminotecnia, efectos especiales, sonido, vestuario y tramoya. Todo se hallaba en constante revisión. Al igual que se aumentaba el número de personas participantes, crecía la experiencia y mejor estudio de los personajes por parte de los actores y actrices.

Tras el inesperado fallecimiento de Manolo Martínez, se hizo cargo de la dirección Manuel Carranza desde el año 2000 hasta el 2005. Prosiguió con él la constante transformación de los decorados, del trabajo entre bastidores y de la tramoya. En el año 2002 se reinauguró el Teatro, tras una profunda remodelación. La obra empezó a ser reconocida y considerada uno de los pilares de la Semana Santa oscense. Desde el año 2006 hasta el 2012 la obra fue dirigida por Agustín Yanes.

El 12 de enero de 2008, La Pasión recibió un nuevo reconocimiento: La “Pajarita de oro” de la categoría de Sociedad, otorgada por los lectores del “Diario del Altoraragón”.

En la actualidad La Pasión es la principal obra del Cuadro de Actores de la Asociación de Antiguos Alumnos Salesianos de Huesca. De los escasos treinta participantes de los orígenes, hemos llegado a los cerca de doscientos que intervienen en la obra actualmente.

Desde el año 2013 la dirección no es unipersonal, sino que la labor es realizada por un equipo directivo compuesto por diversas personas, que se ocupan de diferentes ámbitos, todos necesarios para que la obra pueda desempeñarse. A partir del año 2015 la dirección escénica decidió dar un giro a la escenografía actualizando y agilizando el ritmo de la obra, creando escenas que permiten que el telón se cierre en muy pocas ocasiones durante el desarrollo de la obra. El trabajo en iluminación, vestuario, escenografía e interpretación está en constante revisión, lo que hace que la representación sea diferente cada año.